Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/kepasa/public_html/wp-includes/cache.php on line 38
Perdonen que no me levante » Encuentros en la Tercera Fase

Perdonen que no me levante

Diarreas mentales de un pendejo electrónico

2/12/2011

Sería mucho más religioso

escrito por @ 13:42. Archivado en Encuentros en la Tercera Fase
  

—Con todo mi respeto me atrevería a recomendaros a la muchacha de piel oscura —dijo Chataya.
—Es joven.
—Tiene dieciséis años, mi señor.
«Buena edad para Joffrey», pensó al recordar lo que Bronn había comentado. Su primera vez había sido cuando era todavía más joven. Tyrion rememoró lo tímida que le había parecido cuando le quitó el vestido por la cabeza. Tenía el pelo largo y oscuro, y unos ojos en los que habría podido ahogarse. Hacía tanto, tanto tiempo… «Enano, eres un idiota sin remedio.»
—¿Esa chica viene de tu tierra natal?
—Su sangre es la sangre del verano, mi señor, pero mi hija nació aquí, en Desembarco del Rey. —La sorpresa debió de dibujarse en su rostro, porque Chataya siguió hablando—. Mi pueblo no cree que haya ninguna deshonra en estar en la casa de las almohadas. En las Islas del Verano se tiene en muy alta consideración a los que son diestros en el arte de dar placer. Muchos jóvenes y doncellas de noble cuna, cuando florecen, sirven unos años en casas como ésta para honrar a los dioses.
—¿Qué tienen que ver los dioses con esto?
—Los dioses hicieron nuestros cuerpos, así como nuestras almas, ¿no es verdad? Nos dieron voces para que los pudiéramos adorar con cánticos. Nos dieron manos para que pudiéramos construirles templos. Y nos dieron el deseo, para que copuláramos y los adorásemos de esa manera.
—Tengo que acordarme de comentárselo al Septon Supremo —dijo Tyrion—. Si me dejaran rezar con la polla sería mucho más religioso. —Hizo un gesto con la mano—. Acepto encantado tu sugerencia.

Choque de reyes, segunda parte de "Canción de hielo y fuego", de George R. R. Martin



30/11/2011

Los asesinos del emperador

escrito por @ 13:06. Archivado en Encuentros en la Tercera Fase
  

—¡Por mi hijo muerto, por mi esposo muerto, por el César Tito muerto, por Flavia Julia muerta, por Flavio Clemente muerto, por los hijos muertos de Flavia Domitila, por todas las noches pasadas contigo, por todos los días pasados a tu lado, por todo el horror que me has hecho presenciar, por toda la sangre que has vertido, por todos los hombres y las mujeres muertos y corrompidos y torturados bajo tu mandato de terror y locura, por todos y cada uno de ellos y por mí misma, Domicia Longina, emperatriz de Roma, una mujer, porque una maldita mujer puede más que un dios de mentira como el que ahora se cae ante mis pies! ¡Muere una y mil veces muere, Tito Flavio Domiciano! —Se agachó para acompañar al César en su lenta caída de mirada perdida, incrédula, absurda—. ¡Y te aseguro que no eres ni has sido ni serás ya nunca un dios! ¡Te aseguro que el Senado borrará tu nombre de todos los escritos públicos y privados y borraremos todos tus perfiles de todas las monedas y destruiremos todas tus estatuas! ¡Escúchame, escúchame, maldito, escúchame mientras te mato, mientras te mueres, escúchame mientras te mueres de una vez por todas y empápate de mi odio y de tu sangre vil!

La emperatriz lo cogió del brazo cuando Domiciano medio cerraba los ojos por la falta de aire y estaba a punto de caer, lo agarró y lo sacudió para que viviera unos instantes más, unos instantes en los que decirle algo más, algo que se llevara al otro mundo y que le torturara por siempre en el reino del Hades.

—¡Y arrastraremos tu cuerpo maldito por las calles y dejaremos que los perros se lo coman y luego quemaremos a los perros y arrojaremos sus cenizas al Vesubio para que se pudran por siempre en las lentas fraguas de Vulcano, por siempre! ¡Por siempre! ¿Me oyes? ¿Me oyes, maldito Dominus et Deus de la muerte, me oyes? ¿Oyes a Domicia Longina? Porque sí, soy Domicia Longina, tu amada y querida y sometida esposa y esta daga… —con la destreza de quien está disfrutando, sin importarle el futuro próximo, a la vista de todos los pretorianos petrificados ante el emperador herido de muerte, arrodillado junto a su esposa, Domicia Longina extrajo, retorciéndola todo lo que pudo, la daga de Tito y se la enseñó, repleta de sangre y trozos de carne a un exhausto Domiciano, de mirada vacía, hueca, que intentaba farfullar una respuesta pero que sólo acertaba a escupir más y más sangre que vertía sin control sobre el rostro de Domicia que, feliz, feliz como nunca, se bañaba en aquella sangre y hasta la saboreaba con su boca mientras transmitía su último mensaje—… y ésta, querido esposo, es la daga de tu hermano, Tito, que, para que lo sepas, era infinitamente mucho más hombre que tú en todo: en la guerra, en la paz, en el gobierno del mundo y en la cama.

Los asesinos del emperador, de Santiago Posteguillo




18/11/2011

Juego de Tronos

escrito por @ 13:05. Archivado en Encuentros en la Tercera Fase
  

La sangre caliente le llenó la boca y le corrió por la barbilla. El sabor estuvo a punto de provocarle arcadas, pero se obligó a masticar y a tragar. El corazón de un semental haría que su hijo fuera fuerte, rápido y arrojado, o eso creían los dothrakis. Pero sólo si la madre se lo conseguía comer entero. Si se atragantaba con la sangre o vomitaba por la carne, los presagios no serían tan favorables. El niño podría nacer muerto, o débil, o deforme, o hembra.




15/5/2011

Codazos

escrito por @ 20:08. Archivado en El político, Encuentros en la Tercera Fase
  

CODAZOS
 

Hace unos días asistí a una curiosa conversación con alguien que ha estado en el poder bastantes años. Afirmaba no sentir ninguna nostalgia de su paso por el Gobierno y bendecía el momento en que terminó su paso por la vida pública y empezó otra vez su periplo en la empresa privada. Debo decir que en la conversación, absolutamente monopolizada por él, como ya es costumbre entre los hombres de cierta edad que han mandado bastante (al parecer, mandar conduce también a que el sonido de tu propia voz te fascine), estaban también otras personas, que, como yo, nunca habían tenido un cargo. Una de esas personas le preguntó si su paso por el Gobierno le había facilitado el trabajo que tenía en este momento. Nuestro hombre bufó y montó en cólera, acusando al interlocutor prácticamente de todos los crímenes de la humanidad, incluyendo el asesinato de Kennedy. Tan fuerte fue su reacción que todos los que allí estábamos enmudecimos aún más.
 
Estaba claro que, efectivamente, a nuestro hombre el paso por la política le había facilitado la pertenencia a consejos de administración de empresas diversas y su reacción no hacía sino confirmar lo que todos sabíamos. Por mi cabeza pasó la idea de preguntarle qué puñetas hacen en esos consejos de administración personas que no poseen ningún conocimiento concreto sobre la especialidad de la empresa a la que supuestamente aconsejan. Pero como con los años he aprendido a callarme delante de gente abducida por su propia vanidad, opté por un silencio lo más hostil que pude.
En el metro, de camino a casa, con el sonido de fondo de un acordeón tocado por un rumano y escuchando las conversaciones de mujeres que volvían de trabajar limpiando oficinas, pensé en el abismo cada vez mayor que separa a los que ostentan el poder de la realidad pura y dura.
 
En el momento en que uno se monta en un coche oficial desaparecen la miseria, las penurias, el mundo precario en el que hacen malabares para llegar a fin de mes los votantes que apoyaron a esos señores que acaban cobrando un sueldazo por asistir a un consejo de administración en el que pasan el rato haciendo sudokus. O haciendo nada. El actual desprestigio del que goza nuestra clase política tiene una multitud de causas, pero hay tres que son fundamentales: la más fea es la corrupción contemplada casi como un mérito en ciertas zonas del Estado. La más peligrosa es la realidad paralela en la que la mayoría de los políticos parecen vivir: aislados de los ciudadanos, convierten en problemas cosas que no lo son y no se enfrentan a los problemas reales que, a poco que uno vaya en metro (no solo cuando hay que inaugurar alguna obra faraónica), al mercado (no solo a besar niños y estrechar manos) o a cualquier bar de barrio, son bastante fáciles de detectar. La más patética es ese patio de colegio en el que se convierten los partidos a la hora de decidir quién va, en qué orden y en qué lista. ¿No podrían ahorramos al menos el penoso espectáculo de los codazos, del quítate tú para ponerme yo? ¿Es eso pedir demasiado?


Isabel Coixet, en "Mi hermosa lavandería", columna de opinión en el suplemento "Dominical" número 449 del 24/04/11.

Aun a riesgo de que me acusen de violar leyes sobre la propiedad intelectual me arriesgo a publicar esto aquí, pues no está disponible en la red y me parece tan interesante la opinión que me parece importante publicarla y darla a conocer.




30/1/2011

Castillo de arena

escrito por @ 12:22. Archivado en Encuentros en la Tercera Fase
  


 

Esto es un castillo de arena y lo demás son tonterías.




29/1/2011

Hope, por Kendra Springer

escrito por @ 19:07. Archivado en Encuentros en la Tercera Fase
  

En estos días de "leyes Sinde", de penalizar las descargas, de insultar a todo el mundo llamándole 'pirata', que querer exprimir a todo el mundo para sacar el más mínimo céntimo de cada manifestación cultural que ellos manejan y de tanta gilipollez en general, conviene recordar que no toda la música hay que pagarla. Hay muchos músicos y cantantes desconocidos que ofrecen su música gratuitamente y cuya calidad es muchas veces infinitamente superior a la de tantos artistas mediocres y 'triunfitos' que pretenden decirnos qué música hemos de escuchar y comprar en el formato que ellos quieren.
 
Pues bien, acabo de descubrir a toda una artista del piano (tengo debilidad por el piano) que regala su música en el portal 'Jamendo' con una licencia Creative Commons. Toda una gozada para el oído que puedes escuchar y descargar sin ser perseguido por SGAEs y demás inquisidores.
 
Hope, por Kendra Springer.
 

  Catálogo de música libre



16/1/2011

Freír un huevo

escrito por @ 14:36. Archivado en Encuentros en la Tercera Fase, La comedia de la vida
  

Un periodista le preguntó a Einstein: "¿Me puede explicar la teoría de la relatividad?", como si fuera algo sencillo de explicar en cuatro líneas. Einstein lo miró y, muy serio, le espetó: "¿Y usted, me puede explicar cómo se fríe un huevo?". Extrañado, el periodista replicó: "Pues sí, sí que puedo". "Bueno, pues hágalo -replicó el genio-, pero imaginando que yo no sé ni lo que es un huevo, ni una sartén, ni el aceite, ni el fuego".




6/1/2011

Son como las estrellas de mar

escrito por @ 10:54. Archivado en Encuentros en la Tercera Fase, Historias para no dormir
  

Había una vez un viejo pescador que descansaba a orillas del mar bajo una pequeña sombra. Mientras distendía su mirada hacia un extremo y otro de la playa divisó a lo lejos una persona, y como era lo único que cambiaba su paisaje habitual prestó especial atención en ella. En la medida que esta persona se acercaba notó que era una mujer joven que recogía las estrellas de mar que se hallaban en la orilla y las devolvía al mar. Asombrado y confuso el pescador pensó que era absurdo lo que hacía, y tanto se inquietó que decidió acercarse a dialogar con la joven y convencerla de algún modo que su tarea no tenía sentido y creyó que su experiencia de pescador le serviría de respaldo para el consejo que quería dar.
- ¿Por qué hace eso?
- La marea está baja y deja muchas estrellas lejos del agua, el sol está muy fuerte, las va a secar y se morirán.
- Es usted una joven muy ingenua -le dijo el pescador respetuosamente- permítame decirle que existen miles de kilómetros de costa y centenares de miles de estrellas de mar que quedan varadas en la arena y entre las rocas. Discúlpeme si le digo que lo que usted hace no tiene mucho sentido…
La joven miró al pescador con sorpresa e inmediatamente se inclinó y recogió una estrella en su mano, se la mostró al pescador y mientras cuidadosamente la arrojaba de nuevo al mar le dijo con naturalidad y sencillez…
- Para ésta, sí tiene sentido…

Leído en El Macarrón Solidario



31/10/2010

100 consejos para una vida mejor

escrito por @ 10:33. Archivado en Encuentros en la Tercera Fase, Historias para no dormir
  

1. No juzgues la vida de nadie, es el rasgo de mayor mediocridad de una persona. Si alguien quiere dejarlo todo y dar la vuelta al mundo, apóyale; si quiere ser cura, anímalo; y si quiere vivir en el campo alejado del mundanal ruido, también. Es su vida.
2. Sueña y sueña a lo grande, los sueños nos mantienen vivos y tiran de nosotros para delante. La depresión, dicho de manera coloquial, es la ausencia de sueños.
3. No envidies, es una derrota personal, la manifestación más evidente de que no estás satisfecho con tu vida. Encuentra tu camino y la envidia desaparecerá.
4. Practica el humor, es bueno para la salud física y mental, y mejora las relaciones personales.
5. Sé generoso, te sentirás bien: "Lo que das, te lo das; lo que no das, te lo quitas" (Jodorowsky).

6. Piensa menos y siente más: los sentimientos son el lenguaje del alma. Escucha lo que te dice el corazón: "Cuando piensas demasiado impides que las cosas sucedan" (Rosario Flores).
7. Aprende a no escuchar, poca gente está preparada mentalmente para entender tus sueños. Te criticarán y no te será fácil abstraerte de las críticas.
8. Practica la ley de la gratitud, es la primera ley del universo. Es difícil que ocurra nada bueno sin ser agradecido. Jean de la Bruyére afirmaba: "Solo un exceso es recomendable en el mundo: el exceso de gratitud".
9. Omnia in bonum: todo lo que ocurre es para bien, aunque en un primer momento no lo entiendas. Los puntos se conectan en algún lugar del camino.
10. Practica deporte, y deporte no es sólo ir a correr, a la piscina o al gimnasio, es, sobre todo, estar activo.

11. Lee mucho y de todo (economía, psicología, marketing, filosofía, historia…), amplia muchas perspectivas y aporta muchos ángulos de vista. La creatividad no es más que la unión de informaciones distantes.
12. Sonríe y vencerás: la sonrisa es la forma más barata de mejorar tu apariencia… y como dijo Paco Rabanne, "el mejor atuendo de una modelo".
13. Escucha música: es una gran generadora de estados de ánimo y gracias a ella se trasciende a un estado que predispone a dar lo mejor. "La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo", afirmaba Platón.
14. Ve al cine: una buena película con su guión, con su banda sonora, con sus actores… puede aportar muchos inputs vitales.
15. No vayas demasiado rápido, te será imposible disfrutar de lo que haces. Los sabios suelen pecar de lentos.

16. Vive cada instante: estés donde estés y hagas lo que hagas, disfrútalo con intensidad. Es el eternal now oriental. No tengas tu cabeza en otra parte.
17. Sé versátil, o lo que es lo mismo, saborea de igual manera un bocadillo de jamón sentado en el borde de un río como de una comida en un restaurante de tres estrellas Michelín.
18. Viaja todo lo que puedas: viajar no es ir muy lejos sino moverse con la mente abierta y empaparse de todo lo que se ve. No conozco ningún sitio que no merezca la pena. Y cuando viajes olvídate de la tortilla de patatas.
19. Lo de fuera es lo de dentro: "Aunque nada cambie, si tú cambias, todo cambia" (Álex Rovira). Dicho de otra manera: "Cuando cambiamos la forma de mirar las cosas, las cosas que miramos cambian" (Dyer). ¿No te has dado cuenta que el día que estás de mejor ánimo las cosas funcionan mejor?
20. Ten una actitud mental abierta: todo te da pistas y señales hacia dónde debes dirigir tus pasos. No desprecies lo que no entiendes e intenta digerirlo.

21. ¿Cómo encontrar tu camino en la vida? Hazte una pregunta: ¿Qué me hace sentir bien? Por ahí andan los tiros. Donde disfrutas están tus talentos. Entonces, busca la forma de llegar y no te parapetes en las circunstancias para no hacerlo.
22. Huye de los pesimistas, son un auténtico cáncer de la vida, chupan energía a no poder más y te dejan mal cuerpo.
23. Sé curioso: es uno de los rasgos que más distinguen a las personas felices, siempre tienen proyectos por realizar: aprender inglés, a cocinar, ir a algún país…
24. Intenta estar en contacto con la naturaleza: mar, montaña, animales, ríos, plantas… Si interactúas con ella te enseñará muchas cosas y te transmitirá paz.
25. Una vez tomada una decisión, olvídate del resto de alternativas. Saca el máximo partido a la elegida. No intentes optimizar siempre, a veces las cosas salen mejor y otras peor.

26. Reconcíliate con el pasado: sí, es verdad, has hecho cosas mal, has dañado a personas, te equivocaste en ciertos comportamientos… pero también tienes derecho a fallar.
27. El fracaso no existe, sólo la experiencia. Todo suma.
28. Los obstáculos son la forma que tiene la vida de separar entre los que dicen que quieren algo de los que realmente lo quieren; los primeros "desistirán" y los segundos "persistirán". Lo dice el manifiesto Vikingo: ¿Quién sabe lo que los problemas pueden hacer por ti?
29. Se puede aprender de todo y de todos, que no te quepa duda. Es una cuestión de educar tu mirada para descubrir lo positivo de cada situación.
30. No te quejes, seguramente hay gente en situaciones mucho peores que la tuya.

31. Como caigas en el victimismo, la resignación y la negación estás perdido. Son los rasgos que definen a los perdedores.
32. El dinero bien ganado y bien utilizado es maravilloso. No dejes que otros te hagan ver que es algo sucio. Mentira. Con dinero nos vestimos, viajamos, invertimos, hacemos donaciones… El problema no está en el dinero sino en la avaricia del ser humano.
33. Aléjate del concepto de propiedad: mi casa, mi coche, mi terreno… Muchas veces generan cargas y dependencias que te arruinan la vida. Hay gente que no vive por los compromisos financieros que se genera.
34. ¿Te apetece y puedes disfrutar de un velero? Alquílalo y disfrútalo. Si lo compras el resto del tiempo estará atracado generando gastos y preocupaciones sólo para satisfacer un ego frágil. Lo mismo para las casas/chalets y otros bienes materiales.
35. Deja el orgullo en casa, te impide corregir y mejorar. Tu mayor aliado: la humildad. Un "me equivoqué" y un "no sé" son muestras de inteligencia.

36. No intentes aparentar lo que no eres, se nota.
37. Todo tiene energía: personas, cosas, animales… y sólo hay de dos tipos: positiva (que construye) o negativa (que destruye). Busca en todo la primera y aléjate de la segunda. Cuando mejor te sientas, más en sintonía estás con el universo y en un estado más proclive para la expansividad, para crear, para que tus talentos se manifiesten.
38. Desde el derrotismo, el pesimismo, la actitud negativa es imposible construir nada. Cuando no te encuentres bien, actúa como si lo estuvieses. Las cosas positivas suceden a la gente positiva.
39. Acepta el misterio de la vida: no podrás entenderlo ni comprenderlo todo. Las contradicciones y paradojas forman parte de la vida.
40. Perdona: la venganza te deja saciado en el corto plazo pero en el largo te arrepientes. No merece la pena. Bastante cruz tiene ya el que ha cometido un crimen. Lo expresaba magistralmente Martin Seligman: "No puedes hacer daño al culpable no perdonando, pero puedes liberarte perdonándolo".

41. Pide ayuda: no lo podrás hacer tú todo. Cada uno sabemos de lo que sabemos. Rodéate de gente competente. Lo caro casi siempre es barato, no sólo en dinero sino en preocupaciones y tiempo.
42. Si te gusta, escribe de vez en cuando, ayuda a poner en orden ideas y a amueblar la cabeza: "Escribir es conocerse y conocerse es vivir" (José Luis Sanpedro).
43. Mantén el contacto con los niños: son los grandes genios de la vida y te enseñarán muchas cosas: su curiosidad, su sentido lúdico, su gestión del error…
44. Mantén el contacto con los animales: Eduardo Punset explicaba: "La inteligencia emocional la aprendí de los animales". Me lo creo.
45. Cuida tu máquina: tu cuerpo y tu mente. El primero con deporte, nutrición, cuidados…; y el segundo con lecturas, viajes, conversaciones, meditación…

46. Dispara primero y apunta después: "Lo importante no es lo que piensas, dices o planeas, sino lo que haces" (@blpgirl). Está bien planificar pero sin pasarse. El camino enseña muchas cosas.
47. Haz cosas: te arrepentirás más de lo que no hiciste en su día que de los errores que cometiste: "Entre hacer y no hacer elige siempre lo primero, porque si te equivocas al menos tendrás la experiencia" (Jodorowsky).
48. Si te atacan, responde con tranquilidad, no hay nada que desestabilice más.
49. Tú eres mucha gente, no vayas de autosuficiente: eres el sumatorio de un gran cantidad de personas que te hayan ayudado, no sólo materialmente sino emocional o personalmente. De algunas de ellas a lo mejor ni eres consciente de la ayuda que te prestaron.
50. Abre los ojos y los oídos: las oportunidades están en todos los lados y en todas las personas, muchas veces en lo más insospechado. Todo da indicios y pruebas.

51. Si te gustan y puedes, aprende idiomas, te abrirán muchas puertas en lo profesional y en lo personal.
52. Practica la diversidad: aunque te cueste, rodéate de personas con diferentes profesiones (abogados, ingenieros, psicólogos…), culturas (anglosajones, latinos, chinos…) y formas de vida (bohemios, ejecutivos agresivos, artistas…). No intentes comprender, absorbe.
53. Haz cosas sin esperar absolutamente nada a cambio… algunas veces te sorprenderás con lo que ocurre.
54. Relativiza: Cuando te duela algo, date una vuelta por la planta de oncología de un hospital infantil, por una cárcel o por un barrio marginal de drogas. Todas tus penas desaparecerán.
55. Sabiduría no es tener carreras universitarias, ni másters, ni idiomas… sino saber distinguir lo "esencial" de lo "accidental". Hay gente que tiene una "sabiduría callada", del hombre del campo, que ni siquiera ha pisado jamás un aula. Escúchalos.

56. Quien quiere hacer algo busca la forma; quien no quiere busca excusas. Así de claro. Si de verdad quieres un objetivo, lo lograrás.
57. Practica la fórmula KISS: Keep It Simple Stupid. Simplificar es vivir mejor. Hay gente experta en complicarse la vida.
58. Poco + Poco = Mucho. Es increíble lo que se puede lograr si cada uno ponemos de nuestra parte. Lo decía Mandela: "No es difícil cambiar el mundo, lo difícil es cambiarte a ti mismo".
59. Imposible es eso que nadie ha hecho hasta que alguien lo rubrica. Por eso, como dice Silvio Rodríguez, "prefiero hablar de las cosas imposibles porque de lo posible se habla demasiado". Un grupo musical cantaba: "Faltan soñadores y sobran intérpretes de sueños".
60. No te flageles: yo, tú y todos a veces somos unos incoherentes… Pecados del ser humano: "Es fácil creer en algo y no estar a la altura de tus creencias" (House). La mejora personal es un proceso, no un estado.

61. "Cuanto más te entiendas a ti mismo, más entenderás al mundo" (Paulo Coelho). Sobran los comentarios.
62. Sorprender nunca falla: verás como disfruta la gente cuando eres capaz de emocionarla con algo inesperado. La vida es emoción y las sorpresas son emocionantes. No es cuestión de grandes cosas, sino de algo no esperado. Muchas veces es fácil hacer feliz a los demás.
63. Despréndete de los resultados: tenlos en la cabeza pero no te obsesiones con ellos. Visualízalos pero que no te esclavicen. Los resultados no te pertenecen, te llegan.
64. Como tú te sientes, los demás te ven. No es cuestión de lo que eres, sino como te juzgas a ti mismo, de tu autoestima.
65. Si no tienes la autoestima muy elevada, pide a cinco personas de tu máxima confianza que te digan cinco cosas buenas de ti. Verás cómo hay muchos que valoran cosas tuyas.

66. Serenidad: Mucho más importante que lo que te ocurre es cómo lo afrontas. Piensa que todo sucede por algo. No te pelees con la vida, no le eches un pulso… es agotador.
67. Nunca es tarde para encontrar el sentido de la vida. Que lo conseguido hasta el momento no hipoteque tu porvenir. A veces tendrás que dejar de lado tus estudios, tus ascensos, tus amistades… para empezar tu auténtica vida.
68. Sé valiente: es imposible ser feliz de otra manera. El miedo produce muchas frustraciones, sobre todo el miedo al ridículo. Olvídalo. La primera vez duele mucho, menos la segunda, algo la tercera… hasta que desaparece porque te da igual el qué dirán.
69. La gente te respeta tanto como tú te haces respetar. No dejes que te manipulen. Si alguien no te acepta, apártate de él/ella.
70. Hay jaulas que son de oro: no culpes a nadie, la libertad individual siempre existe. Hay ascensos que amargan la vida. Los "cargos" muchas veces son "cargas".

71. No escatimes elogios: son agradables para el que los recibe y te hacen sentir bien. A todo el mundo le gusta escuchar cosas buenas sobre él.
72. Asertividad: cuida el tono en las reprimendas. La gente está dispuesta a mejorar casi siempre pero lo que no soportan es que la humillen. Una crítica bien hecha se agradece como agua de mayo.
73. Si delegas y tienes paciencia para asumir los errores por falta de experiencia en quien has puesto tu confianza, con el tiempo verás qué lejos se puede llegar.
74. Ser amable y educado te abrirá muchas puertas. Una de las cosas que más rechaza la gente es la soberbia y la prepotencia.
75. No dejes la suerte en manos del azar: cuando quieres algo de verdad (no de palabra), todas las piezas del puzzle empiezan a encajar para que ocurra. Ten fe y no abandones. Recuerda lo de los obstáculos.

76. La soledad como refugio está bien; como forma de vida te mata lentamente.
77. Es fácil olvidar los mensajes importantes. Por ello, citas, objetivos, ideas… ponlos en lugares visibles. Ten un visual board, utiliza símbolos que te lo recuerden, utiliza frases de ánimo y positivas…
78. No intentes eliminar los pensamientos negativos sino reemplázalos con otros positivos. No luches contra lo que "no quieres" sino pon el foco en lo que "quieres".
79. Ten paciencia: no se siembra hoy y se recoge mañana. Es ley de vida. Todo llega, pero no desistas. La vida es una cuestión de pegar tiros. Después de haber pegado muchos empiezas a ajustar el disparo mejor.
80. Aprende a decir no: al principio te pueden rechazar, con el paso del tiempo te pone en valor. Si crees que lo que ofreces lo vale, salvo excepciones, no cedas.

81. Uno de los grandes males sociales es la educación que nos uniformiza y nos mete a todos en el mismo saco. Cuidado con lo que aprendes. Educar es ayudar a cada persona a ser ella misma; educar es ayudar a una persona a ser feliz.
82. Comete locuras de vez en cuando: "El que esté libre de pecado… no sabe lo que se pierde" (@fanultra). No vayas dando una imagen exquisita, es mentira. Nadie somos ángeles. Además, errar –incluso intencionadamente- elimina presiones.
83. Pon en práctica tu creatividad: crear es una de las cosas que más satisfacciones proporciona. Crear es dejar tu huella, es la posibilidad de ser tú mismo. La creatividad no es una cosa del trabajo, sino de cualquier ámbito de la vida: en la cocina, preparando un viaje o en una fiesta.
84. Gestiona el cambio: las cosas no son estáticas sino que varían con el tiempo. Sé flexible y adáptate y gestiona las circunstancias, de otro modo lo pasarás mal. La vida es como el clima, es el que es, pero si llueve, toma el paraguas; si hace frío, ponte el abrigo; si tienes calor, enciende el aire acondicionado… Refunfuñar por lo que no es posible cambiar es inmadurez.
85. La honestidad, con uno mismo y con los demás, merece la pena.

86. Lo esencial de cada persona es su singularidad: "Lo que te hace diferente, te hace valioso; lo que hace diferente, te hace único". Recuerda: no hay otro como tú. No existen los repetidos, ¡aprovéchalo!
87. La amistad no es conocerse de muchos años. Amistad es intercambio de intimidades, discreción, respeto, no juzgar… por eso, no abunda.
88. Los mayores enemigos suelen estar cerca: si tu familia, si tus amigos, si tus compañeros no te respetan… mándales a paseo. No te merecen.
89. No exprimas tanto la naranja que amargue el zumo. La avaricia rompe saco. A veces por no renunciar a un poco se pierde todo.
90. Algunas personas te engañarán, otras se aprovecharán de ti. Acéptalo y aprende, pero no lo rumies constantemente en la cabeza, te haces daño a ti mismo.

91. No grites: a una persona que chilla sus razones le abandonan. La tranquilidad de espíritu facilita las relaciones y llegar a acuerdos.
92. Lo que abandonas, te abandona.
93. Si crees en algo y sale mal, continúa: Winners never quit; quitters never win. Los ganadores nunca desisten; los que desisten nunca ganan.
94. La realidad no es más que la manifestación de la conciencia colectiva de la humanidad. Somos lo que en cada momento hemos decidido ser. No protestemos: "Si cada uno barriese delante de su casa qué limpia estaría la ciudad" (Prov. Japonés).
95. Todas las crisis (tulipanes, ferrocarril, puntocom, subprimes…) a lo largo de la historia son iguales, producto de la avaricia. A día de hoy podemos decir que dentro de X años tendremos otra. Lo que cambia son los protagonistas.

96. Vivir es elegir y elegir es rechazar. Cada decisión implica renuncias. No te fijes en lo que dejas sino en lo que ganas con la alternativa elegida.
97. Desaprende. Tenemos demasiada basura en la cabeza, demasiados paradigmas y creencias que nos limitan. Lo decía Goethe: "Ten cuidado con lo que aprendes que no podrás olvidarlo". Empieza a cuestionar y a no creerte lo que te cuentan.
98. Aprende a valorar lo inmaterial. Lo bueno de esta vida es que las cosas realmente importantes no se pueden comprar con dinero por mucho que uno que esté dispuesto a pagar por ellas. No se puede adquirir con el talonario afecto, ni confianza, ni lealtad, ni respeto… eso hay que ganárselo.
99. Lo que nunca falla es ser uno mismo. No negocies con la autenticidad y atrévete a ser quien eres: "No liberes al camello de su joroba puedes estar eliminándolo de ser camello" (Cheterton).
100. "La vida es maravillosa, pero hay que saber maravillarse" (Eduardo Jáuregui).

de Diego Escaño



17/6/2010

El indio del iPod

escrito por @ 11:46. Archivado en Conspiración en la Red, Encuentros en la Tercera Fase
  

Hace tiempo que dejé de utilizar el Internet Explorer para usar el Firefox y, ocasionalmente, el Google Chrome. Estos dos navegadores utilizan desde hace mucho tiempo, no como el IE, la navegación por pestañas, así que voy abriendo pestañas con las páginas que me interesa leer. Pero como tengo tan poco tiempo voy acumulando pestañas y más pestañas, llegando a veces a tener más de un centenar abiertas, esperando ser leídas alguna vez.
Pues bien, entre esas pestañas acabo de encontrar una que debí abrir a saber cuándo de unas coordenadas en Google Maps, de una zona de Canadá. En el mapa puede verse perfectamente la cabeza de un indio y he visto que a ese indio incluso le han sacado nombre: "El indio del iPod". El indio parece que tiene unos auriculares de los que pende un cable:
 

Y, para acabar de rematarlo, incluso hay quien dice que el cable es muy largo, pues el iPod lo tiene en Australia:
 

 
Y si buscas un poco encontrarás alguna página con sitios en los que se aprecian formas humanas u otros sitios curiosos y raros




[gestionado con WordPress.]




Si la gente es buena solo porque teme el castigo y espera una recompensa, somos efectivamente un grupo lamentable. (Albert Einstein)

¿Quién soy?:

Cosas que nunca te dije:

La búsqueda:

Atrapado por su pasado:

Abril 2014
L M M J V S D
« May    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
 

Grupo salvaje:

La terminal:

IBSN:

Agradecimientos:

Licencia para matar:


Toda esta bitácora, salvo lo que pertenece a terceras personas (ver licencia correspondiente) o que se indique expresamente lo contrario, se halla
bajo una licencia
Creative Commons.

También he creado una licencia ColorIURIS, para que cualquiera pueda usar los contenidos del blog, aceptando esta licencia:

Los visitantes:



Website analyzer

Los otros:

Enlázame:

Pincha en la imagen para más información.


Los dibujos de Ibai


Tablón de anuncios:

Las amistades peligrosas:

Más citas:

El coleccionista de huesos:

Quo Vadis?:

Me gusta:

Noticias:

Abre los ojos:

En defensa propia:

117 peticiones. 0.290 segundos