Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/kepasa/public_html/wp-includes/cache.php on line 38
Perdonen que no me levante » Historias para no dormir

Perdonen que no me levante

Diarreas mentales de un pendejo electrónico

29/10/2005

Tómate tiempo

escrito por @ 23:09. Archivado en Historias para no dormir
  

Tómate tiempo para:

VIVIR: es el secreto del éxito.

PENSAR: es la fuente del poder.

LEER: es el fundamento de la sabiduría.

AMAR: es el secreto de la juventud.

AMISTADES: son la fuente de la felicidad.

REÍR: ayuda a aliviar las cargas de la vida.

SOÑAR: ata el alma a las estrellas.
 




25/10/2005

Historia del TANGA

escrito por @ 6:31. Archivado en Historias para no dormir
  

Hace tiempo mi amigo segio me envió un correo con esta historia:

Apuesto lo que queráis a que muchos de vosotros (y vosotras) os habréis planteado la siguiente cuestión: ¿quién fue el insigne inventor del TANGA? Investigando por ahí he sacado varios nombres y conclusiones, aunque todavía, no está del todo claro quién realmente es el padre de la criatura.

Antes de nada, vamos a remontarnos a los ancestros de esta prenda de vestir: podemos afirmar categóricamente que tangas siempre existieron a lo largo de la Historia de la Humanidad, en muchos casos, vestidos tanto por hombres como por mujeres. Los "taparrabos" eran empleados por muchos modelos artísticos no deseosos de mostrar sus "verguenzas" al pintor o escultor de turno. Los japoneses emplean el "fundoshi" como prenda tradicional, una tira de paño que enrollada de tal manera que su forma termina pareciéndose al taparrabos. Otras tribus usaban para sus mujeres un triángulo de arcilla unido por tres tiras de cuero o cuerdas.

A principios de los años '40 comienza una ola de censura y moralidad en los USA; es el conocido como "Código Hayes". Entre otras cosas, los puritanos intentaron cancelar los espectáculos de striptease, pero como les reulta imposible, intentan atajar el asunto dotando de cierta moralidad a las bailarinas al obligarlas a no mostrar ni sus pezones ni su pubis. Los empresarios logran eludir dichas propuestas gracias al uso por parte de las strippers de braguitas que dejaban al descubierto las nalgas y a unos pompones o borlas adheridas a sus pezones…así nace esta estética tan "kitsch" . Podemos afirmar que el tanga tuvo unos orígenes erótico-festivos .

Pero la auténtica historia y revolución comienza en los años '70 en Brasil . Existen muchas discrepancias sobre la autoría de esta prenda. Se cuenta que en 1972, una muchacha de Ipanema, Ines Mynseenn para atraer las miradas durante una fiesta playera decidió recortarse la parte trasera de su bikini. Sobra decir que consiguió su objetivo . Al cabo de un mes, surgieron imitadoras que comenzaron a poblar las playas de Río luciendo "cortininha", nombre que recibió por aquel entonces este antecesor del tanga.

Es en 1974 cuando se fecha oficialmente el alumbramiento del tanga, aunque no está del todo claro quien fue su creador. Muchos afirman que fue el diseñador genovés Carlo Ficcardi , mientras que otros sectores se decantan por el brasileño Ricardo Amato. Amato tuvo la osadía de realizar una sesión fotográfica en la que su modelo, Rose di Prime, posaba en tanga. La publicación de estas fotografías causó gran revuelo, ya que por aquel entonces, Brasil atravesaba una dictadura, cuyo Gobierno, escandalizado decidió prohibir esta prenda en todas las playas . Sin embargo, ni los arrestos ni las multas impidieron la invasión de "garotas" en tanga, ya que suponía un acto de rebeldía política . Finalmente, en 1976 se levanta la prohibición.

En 1977, en la portada del Vogue (revista de moda) aparece una modelo en tanga.

En 1981, la compañía norteamericana Fredericks of Hollywood apuesta por el tanga dentro de su colección, creyendo en el futuro estético y comercial…pero sus ingresos son simbólicos. Denominada por los americanos como Thong, String o G-String, esta prenda recibe furiosas críticas: "será un rotundo fracaso; ninguna mujer decente se atrevería a ponérselo" le decían a Mellinger Frederick, que haciendo caso omiso, prosiguió con el negocio, e incluso se atrevió a coproducir películas como "Lío en Río", en la que aparece una jovencísima Demi Moore paseando su cuerpo por las playas cariocas cubierto por un pequeño tanga.

A pesar del poco tirón inicial, las ventas comienzan a incrementarse vertiginosamente a finales de los 90's. En 1998, Monica Lewinsky declara ante el fiscal que la líbido de Bill Clinton se despertó gracias a la visualización de su tanga; esto provoca que las ventas aumenten un 80% .

La famosa compañía de lencería Victoria's Secret ayudó a dignificar esta prenda, dotándola de una imagen de refinamiento y glamour.

Sobre el origen etimológico, también hay varias discrepancias:
- nombre del puerto y ciudad de Tanzania.
- derivación de la voz portuguesa que denomina a la tribu Tapuya, oriunda de Brasil y que se viste con una prenda similar.
- procedente de un dialecto africano, el Kimbumdo, cuyo significado es "pañal".

 




23/10/2005

La búsqueda de la felicidad

escrito por @ 11:19. Archivado en Historias para no dormir
  

En cierta ocasión se reunieron todos los dioses y decidieron crear al hombre y la mujer; planearon hacerlos a su imagen y semejanza, entonces uno de ellos dijo: “Esperen, si los vamos a hacer a nuestra imagen y semejanza, van a tener un cuerpo igual al nuestro, fuerza e inteligencia igual a la nuestra, debemos pensar en algo que los diferencie de nosotros, de no ser así, estaremos creando nuevos dioses. Debemos quitarles algo, ¿pero qué les quitamos?”

Después de mucho pensar uno de ellos dijo: “Ya sé, vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la encuentren jamás”.

Propuso el primero “Vamos a esconderla en la cima del monte mas alto del mundo”. A lo que inmediatamente repuso otro: “No, recuerda que les dimos fuerza; alguna vez alguien puede subir y encontrarla, y si la encuentra uno, ya todos sabrán dónde está”.

Luego propuso otro: “Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar”. Y otro contestó: “No, recuerda que les dimos inteligencia; alguna vez alguien va construir una máquina por la que pueda entrar y bajar y entonces la encontrará”.

Uno más dijo: “Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra”. Y le dijeron: “No, recuerda que les dimos inteligencia, y un día alguien va a construir una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la va a descubrir, y entonces todos tendrán felicidad y serán iguales a nosotros”.

El último de ellos, que era un dios que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas de los demás dioses, analizó en silencio cada una de ellas y entonces rompió el silencio y dijo: “Creo saber adónde ponerla para que realmente nunca la encuentren”. Todos voltearon asombrados y preguntaron al unísono: “¿Dónde?”. “La esconderemos dentro de ellos mismos. Estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán”. Todos estuvieron de acuerdo.

Desde entonces ha sido así: El hombre se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la trae consigo…

 




21/10/2005

Anécdotas

escrito por @ 0:05. Archivado en Historias para no dormir
  

Estas anécdotas, entre otras muchas de menor interés y otras cosas, las recibí en el correo hace mucho tiempo, por lo que no tengo enlaces que poner sobre ellas, aunque tengo un par que parecen interesantes. Si alguien conoce de alguna web que las aloje o que tenga otras interesantes, le estaría muy agradecido si las compartiera.
 



En cierta ocasión, cuando Groucho Marx se hallaba comiendo en un restaurante, como tardaban en servirle, le dijo al camarero:
-Si no me sirven enseguida, me iré con indignación. ¿Puede alguien llamar a Indignación?
El camarero le replicó:
-Oiga, que sólo tengo dos manos.
Y el ocurrente Groucho le preguntó entonces:
-¿Acaso conoce usted a alguien que tenga tres?

 
El sabio renacentista Galileo Galilei (1564-1642) tenía su cátedra en la Universidad de Florencia. Todos sus compañeros vestían siempre una respetuosa toga negra. Él se negó a ponérsela aunque era preceptiva, por lo que estuvo a punto de ser expulsado. En su defensa alegó que no encontraba relación alguna entre la sabiduría y la indumentaria. Nadie fue capaz de rebatir el argumento.
 
En cierta ocasión, Platón (429-347 a.C) reprochó a su maestro, Sócrates, el haber reprendido a un esclavo delante de los demás cuando, según su filosofía, tendría que haberlo hecho a solas para no dejarle avergonzado en público.
-También tú tendrías que haberme dicho esto a solas y no delante de mis discípulos -argumentó el maestro.
Platón le dio la razón y le pidió disculpas.

 
Cornelia, esposa de Sempronio Graco (189-110 a.C) fue considerada como una de las mujeres romanas más virtuosas de su tiempo. Destacó por su gran sencillez en el trato con los demás y en su forma de vestir. Un día, se celebraba una reunión de damas de la alta sociedad a la que ella asistió. Todas lucían valiosas joyas y vestían sus mejores galas. Cornelia, como siempre, vestía de forma elegante pero sobria. Al pedirle que mostrara sus joyas, Cornelia llamó a sus dos hijos diciendo: "¿Mis joyas?. He aquí las más preciadas"
 
El gran actor francés, Louis Jouvent (1887-1952) siempre daba dos consejos a los actores jóvenes: que dieran importancia a las cosas que realemente la tienen y prescindieran de los demás.
 
El científico alemán Albert Einstein, creador de la Teoría de la Relatividad y una de las mentes más privilegiadas que han existido, fue invitado en una ocasión por la reina de Bélgica, quien envió un lujoso coche a la estación para conducirlo a palacio. El científico bajó de un vagón de segunda con una raída maleta en una mano y un viejo violín en la otra. No fue reconocido por quines habían ido a recibirlo. El flamante coche regresó a palacio y el invitado recorrió el camino a pie, ajeno a lo que había sucedido. Al llegar no le recibieron por confundirlo con un vagabundo. Él se sentó tranquilamente frente al palacio esperando hasta que la propia reina lo reconoció y lo hizo llamar.
 
Federico Chopin (1810-1849) dio su primer concierto cuando sólo contaba ocho años de edad. Aquel día, su madre lo vistió cuidadosamente para el evento. Al terminar, el joven músico creyó que lo que más había gustado al público había sido su elegante vestimenta. A la interpretación al piano él no le dio importancia, pues no le había supuesto ningún esfuerzo.
 
El famoso matemático Blas Pascal (1623-1662) siempre empleaba la expresión "nuestros libros" para referirse a sus propias obras. Jamás se le oyó decir "mis libros". Alguien le preguntó el porqué de esto, a lo que respondió:
"Nadie es capaz de escribir un libro sin tener en cuenta las aportaciones de los otros. El que dice "mis libros" no valora esto"

 
Pocos humoristas han sido tan queridos en este siglo como el popularísimo Charles Chaplin, Charlot. Entre las muchas anécdotas de su vida, una muy especial: a un concurso de imitadores de Charlot se presentó, sin que nadie lo supiera, el propio Chaplin. Quedó clasificado en tercer puesto.
 
Alguien dijo una vez al rey Filipo, padre de Alejandro Magno, que un capitán había fraguado una conspiración contra él, por lo cual se solicitaba del soberano que hiciera avisos de amigos y cortesanos, se negó.
-¿Cortaría yo un miembro de mi cuerpo por tenerlo enfermo?- preguntó-. Antes haría lo posible por curarlo.
Así, invitó al capitán traidor a que se presentase en palacio, lo colmó de dones y honores y de este modo consiguió que aquel se avergonzase de sus deseos de traición. En adelante, según
cuenta la historia, aquel capitán fue uno de los oficiales más leales.


Más anécdotas:
Portal Solidario
Anecdotarium
 




17/10/2005

La Biblia de Constantino

escrito por @ 7:40. Archivado en Historias para no dormir, Los 10 mandamientos
  

Bueno, como supongo que ya habréis imaginado, he estado leyendo este libro, "El Código Da Vinci" y, aunque hace tiempo que terminé de leerlo, ahora acabo de poner el último extracto de lo que más me ha llamado la atención. Evidentemente, no todo lo que cuenta es cierto, pero no es menos evidente que sí lo son muchas de las cosas que hay en él. De lo que no hay duda es de que es un libro que te hace pensar y que te abre los ojos si tienes una mente abierta. Muy recomendable su lectura.


[…]
 Langdon se fue hasta la librería, cogió el libro y lo dejó en la mesa. Teabing lo abrió, mostrándoselo a Sophie, y le señaló algunas de las citas de la solapa.
 -"De las polémicas y las especulaciones de los cuadernos de Leonardo" -leyó sir Leigh-. Creo que este punto le resultará interesante para lo que estamos hablando.
 Sophie leyó lo que seguía.

"Muchos han comerciado con ilusiones
Y falsos milagros, engañando a la estúpida multitud."
LEONARDO DA VINCI

 -Y aquí tiene otra -insistió Teabing señalando la solapa.

"La cegadora ignorancia nos confunde.
¡Oh, Miserables mortales, abrid los ojos!"
LEONARDO DA VINCI

 Sophie sintió un ligero escalofrío.
 -¿Leonardo da Vinci se refiere a la Biblia?
 Teabing asintió.
 -Las opiniones de Leonardo sobre la Biblia están en relación directa con el Santo Grial. En realidad, él pintó el verdadero Grial, que le voy a enseñar enseguida, pero primero debemos hablar de la Biblia. -Sonrió-. Todo lo que le hace falta saber sobre ese libro puede resumirse con las palabras del gran doctor en derecho canónico Martyn Percy. -Teabing carraspeó antes de proseguir-: "La Biblia no nos llegó impuesta desde el cielo."
 -¿Cómo dice?
 -La Biblia es un producto del hombre, querida. No de Dios. La Biblia no nos cayó de las nubes. Fue el hombre quien la creó para dejar constancia histórica de unos tiempos tumultuosos, y ha evolucionado a partir de innumerables traducciones, adiciones y revisiones. La historia no ha contado nunca con una versión definitiva del libro.
 -Le sigo.
 -Jesús fue una figura histórica de inmensa influencia, tal vez el líder más enigmático e inspirador que ha tenido nunca la humanidad. En tanto que encarnación mesiánica de las profecías, Jesús derrocó a reyes, inspiró a millones de personas y fundó nuevas filosofías. Como descendiente de las familias del rey Salomón y el rey David, Jesús estaba legitimado para reclamar el trono del monarca de los judíos. Es comprensible que miles de seguidores de su tierra quisieran dejar constancia escrita de su vida. -Teabing se detuvo para darle un sorbo al té y dejó la taza en la repisa de la chimenea-. Para la elaboración del Nuevo Testamento se tuvieron en cuenta más de ochenta evangelios, pero sólo unos acabaron incluyéndose, entre los que estaban los de Mateo, Marcos, Lucas y Juan.
 -¿Y quién escogió cuáles debían incluirse? -preguntó Sophie.
 -¡Aja! -exclamó Teabing con entusiasmo-. Ya hemos llegado a la ironía básica del cristianismo. La Biblia, tal como la conocemos en nuestros días, fue supervisada por el emperador romano Constantino el Grande, que era pagano.
 -Yo creía que Constantino era cristiano -intervino Sophie.
 -Sólo un poquito -soltó Teabing burlón-. Fue pagano toda su vida y lo bautizaron en su lecho de muerte, cuando ya estaba demasiado débil como para oponerse. En tiempos de Constantino, la religión oficial de Roma era el culto al Sol, al Sol Invictus, el Sol invencible, y Constantino era el sumo sacerdote. Por desgracia para él, en Roma había cada vez más tensiones religiosas. Tres siglos después de la crucifixión de Jesús, sus seguidores se habían multiplicado de manera exponencial. Los cristianos y los paganos habían empezado a guerrear, y el conflicto llegó a tal extremo que amenazaba con partir el imperio en dos. Constantino decidió que había que hacer algo. En el año 325 decidió unificar Roma bajo una sola religión: el cristianismo.
 Sophie le miró sorprendida.
 -¿Y por qué tenía que escoger un emperador pagano el cristianismo como religión oficial?
 Teabing dejó escapar una risita.
 -Constantino era muy buen empresario. Veía que el cristianismo estaba en expansión y, simplemente, apostó por un caballo ganador. Los historiadores siguen maravillándose de su capacidad para convertir a la nueva religión a unos paganos adoradores del sol. Con la incorporación de símbolos paganos, fechas y rituales a la creciente tradición cristiana, creó una especie de religión híbrida que pudiera ser aceptada por las dos partes.
 -Transformación mágica -dijo Langdon- Los vestigios de la religión pagana en la simbología cristiana son innegables. Los discos solares de los egipcios se convirtieron en las coronillas de los santos católicos. Los pictogramas de Isis amamantando a su hijo Horus, concebido de manera milagrosa, fueron el modelo de nuestras modemás imágenes de la Virgen María amamantando al niño Jesús. Y prácticamente todos los elementos del ritual católico, la mitra, el altar, la doxología y la comunión, el acto de "comerse a Dios", se tomaron de ritos mistéricos de anteriores religiones paganas.
 Teabing emitió un gruñido en señal de aprobación.
 -Los simbologistas no acabarían nunca de estudiar la iconografía cristiana. Nada en el cristianismo es original. El dios precristiano Mitras, llamado "hijo de Dios y Luz del Mundo", nació el veinticinco de diciembre, fue enterrado en una tumba excavada en la roca y resucitó al tercer día. Por cierto, el veinticinco de diciembre también es el cumpleaños de Osiris, de Adonis y de Dionisos. Al recién nacido Krishna le regalaron oro, incienso y mirra. Hasta el semanal día del Señor de los cristianos es una idea que tomaron prestada de los paganos.
 -¿Cómo es eso?
 -Originalmente -apuntó Langdon-, los cristianos respetaban el sabath de los judíos, el sábado, pero Constantino lo modificó para que coincidiera con el día de veneración pagana al sol. -Se detuvo un instante, sonriendo-. Hasta nuestros días, la mayoría de feligreses acude a la iglesia los domingos sin saber que están allí para rendir su tributo semanal al dios pagano del sol.
 A Sophie la cabeza empezaba a darle vueltas.
 -¿Y qué tiene que ver todo esto con el Grial?
 -Mucho -dijo Teabing-. Durante esa fusión de religiones, a Constantino le hacía falta fortalecer la nueva tradición cristiana, y ordenó la celebración del famoso concilio ecuménico de Nicea.
 Sophie sólo había oído hablar de él como lugar de nacimiento del credo niceno.
 -Durante ese encuentro -prosiguió Teabing-, se debatió y se votó sobre muchos aspectos del cristianismo, la fecha de la Pascua, el papel de los obispos, la administración de los sacramentos y, por supuesto, la divinidad de Jesús.
 -No lo entiendo. ¿Su divinidad?
 -Querida -declaró sir Leigh-, hasta ese momento de la historia, Jesús era, para sus seguidores, un profeta mortal… un hombre grande y poderoso, pero un hombre, un ser mortal.
 -¿No el Hijo de Dios?
 -Exacto. El hecho de que Jesús pasara a considerarse "el Hijo de Dios" se propuso y se votó en el Concilio de Nicea.
 -Un momento. ¿Me está diciendo que la divinidad de Jesús fue el resultado de una votación?
 -Y de una votación muy ajustada, por cierto -añadió Teabing-. Con todo, establecer la divinidad de Cristo era fundamental para la posterior unificación del imperio y para el establecimiento de la nueva base del poder en el Vaticano. Al proclamar oficialmente a Jesús como Hijo de Dios, Constantino lo convirtió en una divinidad que existía más allá del alcance del mundo humano, en una entidad cuyo poder era incuestionable. Así no sólo se sofocaban posibles amenazas paganas al cristianismo, sino que ahora los seguidores de Cristo sólo podían redimirse a través de un canal sagrado bien establecido: la Iglesia católica apostólica y romana.
 Sophie miró a Langdon, que movió ligeramente la cabeza en señal de asentimiento.
 -En el fondo era todo una cuestión de poder -añadió Teabing-. Que Cristo fuera el Mesías era fundamental para el funcionamiento de la Iglesia y el Estado. Son muchos los estudiosos convencidos de que la Iglesia primitiva usurpó literalmente a Jesús de sus seguidores, secuestrando Su verdadero mensaje, cubriéndolo con el manto impenetrable de la divinidad y usándolo para expandir su propio poder. Yo mismo he escrito varios libros sobre el tema.
 -Y supongo que los cristianos más recalcitrantes no habrán dejado de enviarle mensajes diarios de protesta.
 -¿Por qué tendrían que hacerlo? -objetó Teabing-. La gran mayoría de los cristianos con formación conoce la historia de su fe. Jesús fue sin duda un hombre muy grande y poderoso. Las maniobras políticas soterradas de Constantino no empequeñecen la grandeza de la vida de Cristo. Nadie dice que fuera un fraude ni niega que haya inspirado a millones de personas para que vivan una vida mejor. Lo único que decimos es que Constantino se aprovechó de la gran influencia e importancia de Jesús y que, al hacerlo, le dio forma al cristianismo, convirtiéndolo en lo que es hoy.
 Sophie le echó un vistazo al libro que estaba sobre la mesa, impaciente por ver la pintura de Leonardo da Vinci en la que aparecía el Santo Grial.
 -Pero la cuestión es la siguiente -prosiguió Teabing hablando más deprisa-. Como Constantino "subió de categoría" a Jesús cuatro siglos después de su muerte, ya existían miles de crónicas sobre Su vida en las que se le consideraba un hombre, un ser mortal. Para poder reescribir los libros de historia, Constantino sabía que tenía que dar un golpe de audacia. Y ese es el momento más trascendental de la historia de la Cristiandad. -Hizo una pausa y miró a Sophie a los ojos-. Constantino encargó y financió la redacción de una nueva Biblia que omitiera los evangelios en los que se hablara de los rasgos "humanos" de Cristo y que exagerara los que lo acercaban a la divinidad. Y los evangelios anteriores fueron prohibidos y quemados.
 -Un inciso interesante -dijo Langdon-. Todo el que prefería los evangelios prohibidos y rechazaba los de Constantino era tachado de hereje. La palabra "herético" con el sentido que conocemos hoy, viene de ese momento de la historia. En latín, hereticus significa "opción". Los que optaron por la historia original de Cristo fueron los primeros "herejes" que hubo en el mundo.
 -Por suerte para los historiadores -prosiguió Teabing-, algunos de los evangelios que Constantino pretendió erradicar se salvaron. Los manuscritos del Mar Muerto se encontraron en la década de 1950 en una cueva cercana a Qumrán, en el desierto de Judea. Y también están, claro está, los manuscritos coptos hallados en Nag Hammadi en 1945. Además de contar la verdadera historia del Grial, esos documentos hablan del ministerio de Cristo en términos muy humanos. Evidentemente, el Vaticano, fiel a su tradición oscurantista, intentó por todos los medios evitar la divulgación de esos textos. Y con razón. Porque con ellos se quedaban al descubierto maquinaciones y contradicciones y se confirmaba que la Biblia moderna había sido compilada y editada por hombres que tenían motivaciones políticas; proclamar la divinidad de un hombre, Jesucristo, y usar la influencia de Jesús para fortalecer su poder.
 -Aun así -expuso Langdon-, es importante tener en cuenta que los intentos de la Iglesia moderna para acallar esos documentos nacen de una creencia sincera en su visión de Cristo. El Vaticano está integrado por unos hombres muy píos que creen de buena fe que esos documentos sólo pueden ser falsos testimonios.
 Teabing soltó una carcajada y se sentó en una butaca, frente a Sophie.
 -Como ve, nuestro profesor transige mucho más con Roma que yo. Sin embargo, tiene razón cuando dice que el clero moderno está convencido de que esos documentos son falsos testimonios. Y es comprensible. La Biblia de Constantino ha sido su verdad durante siglos. Nadie está más adoctrinado que el propio adoctrinador.
 -Lo que quiere decir -aclaró Langdon- es que adoramos a los dioses de nuestros padres.
 -Lo que quiero decir -cortó Teabing- es que casi todo lo que nuestros padres nos han enseñado sobre Jesús es falso. Igual que las historias sobre el Santo Grial.
 Sophie se fijó en la cita de Leonardo que tenía delante.
 "La cegadora ignorancia nos confunde. ¡Oh, Miserables mortales, abrid los ojos!"
[…]


Extraído del capítulo 55 de El Código Da Vinci, de Dan Brown

Otros enlaces:

La Biblia más antigua del mundo podrá ser leída en Internet
La ramera del Apocalipsis
El Concilio de Nicea
 




28/9/2005

Los días de la diosa habían terminado

escrito por @ 15:25. Archivado en Historias para no dormir, Los 10 mandamientos
  

[…]
 Sophie parecía perdida, iluminada por el resplandor que emitía aquel mensaje escrito sobre el rostro de la Mona Lisa.

NO VERDAD LACRA IGLESIAS

 -Sophie -prosiguió Langdon-, la tradición del Priorato de perpetuar el culto a la diosa se basa en la creencia de que, en los primeros tiempos del cristianismo, es decir, durante los albores de la Iglesia, sus representantes más poderosos "engañaron" al mundo, no le dijeron la verdad, y propagaron mentiras que devaluaron lo femenino y decantaron la balanza a favor de lo masculino.
 Sophie seguía en silencio, observando aquellas palabras.
 -El Priorato cree que Constantino y sus seguidores masculinos lograron con éxito que el mundo pasara del paganismo matriarcal al cristianismo patriarcal lanzando una campaña de propaganda que demonizaba lo sagrado femenino y erradicaba definitivamente a la diosa de la religión moderna.
 La expresión de Sophie seguía siendo de duda.
 -Mi abuelo me ha hecho venir hasta aquí para que encontrara esto. Debía estar intentando decirme algo más que eso.
 Langdon entendía lo que Sophie quería decir. "Cree que se trata de otro código." Si en aquellas palabras había o no otro mensaje oculto, él no era capaz de verlo de momento. Su mente aún estaba atrapada en la absoluta claridad de la frase de Saunière.
 "No verdad lacra iglesias", pensó. La lacra del cristianismo siempre había sido la mentira.
 Nadie podía negar el enorme bien que la Iglesia moderna hacía en el atormentado mundo actual, pero no se podía obviar su historia de falsedades y violencia. Su brutal cruzada para "reeducar" a los paganos y a los practicantes del culto a lo femenino se extendió a lo largo de tres siglos, y empleó métodos tan eficaces como horribles.
 La Inquisición publicó el libro que algunos consideran como la publicación más manchada de sangre de todos los tiempos: el Malleus Malleficarum -El martillo de las brujas-, mediante el que se adoctrinaba al mundo de "los peligros de las mujeres librepensadoras" e instruía al clero sobre cómo localizarlas, torturarlas y destruirlas. Entre las mujeres a las que la Iglesia consideraba "brujas" estaban las que tenían estudios, las sacerdotisas, las gitanas, las místicas, las amantes de la naturaleza, las que recogían hierbas medicinales, y "cualquier mujer sospechosamente interesada por el mundo natural". A las comadronas también las mataban por su práctica herética de aplicar conocimientos médicos para aliviar los dolores del parto -un sufrimiento que, para la Iglesia, era el justo castigo divino por haber comido Eva del fruto del Árbol de la Ciencia, originando así el pecado original. Durante trescientos años de caza de brujas, la Iglesia quemó en la hoguera nada menos que a cinco millones de mujeres.
 La propaganda y el derramamiento de sangre habían surtido efecto.
 El mundo de hoy era la prueba viva de ello.
 Las mujeres, en otros tiempos consideradas la mitad esencial de la iluminación espiritual, estaban ausentes de los templos del mundo. No había rabinas judías, sacerdotisas católicas ni clérigas islámicas. El otrora sagrado acto del Hieros Gamos -la unión sexual natural entre hombre y mujer a través de la cual ambos se completaban espiritualmente- se había reinterpretado como acto vergonzante. Los hombres santos que en algún momento habían precisado de la unión sexual con sus equivalentes femeninos para alcanzar la comunión con Dios veían ahora sus impulsos sexuales naturales como obra del diablo, que colaboraba con su cómplice preferida… la mujer.
 Ni siquiera la asociación femenina con el lado izquierdo iba a escapar de las difamaciones de la Iglesia. En varios países, la palabra izquierda, o siniestra, pasó a tener connotaciones muy negativas, mientras que la derecha pasó a simbolizar corrección, destreza y legalidad. Incluso en nuestros días, a las ideas radicales se las consideraba "de izquierdas", el pensamiento irracional estaba regido por el "hemisferio izquierdo" y de cualquier cosa mala se decía que era "siniestra".
 Los días de la diosa habían terminado. El péndulo había oscilado. La Madre Tierra se había convertido en un mundo de hombres, y los dioses de la destrucción y de la guerra se estaban cobrando los servicios. El ego masculino llevaba dos milenios campando a sus anchas sin ningún contrapeso femenino. El Priorato de Sión creía que era esta erradicación de la divinidad femenina en la vida moderna la que había causado lo que los indios hopi americanos llamaban koyinisquatsi-"vida desequilibrada"-, una situación inestable marcada por guerras alimentadas por la testosterona, por una plétora de sociedades misóginas y por una creciente pérdida de respeto por la Madre Tierra.
[…]


Extraído del capítulo 28 de El Código Da Vinci, de Dan Brown

Otros enlaces:
El proceso alquímico
Tradición Judeo-Cristiana
Guénon, Dante y la Tradición Hermética
 




17/9/2005

La Divina Proporción

escrito por @ 13:15. Archivado en Historias para no dormir
  

[…]
 El número Phi.
 Se sintió una vez más en Harvard, de nuevo en su clase de «Simbolismo en el Arte», escribiendo su número preferido en la pizarra:
 
 

1,618

 
 
 Langdon se dio la vuelta para contemplar la cara expectante de sus alumnos.
 -¿Alguien puede decirme qué es este número?
 Uno alto, estudiante de último curso de matemáticas, que se sentaba al fondo levantó la mano.
 -Es el número Phi -dijo, pronunciando las consonantes como una efe.
 -Muy bien, Stettner. Aquí os presento a Phi.
 -Que no debe confundirse con pi -añadió Stettner con una sonrisa de suficiencia.
 -El Phi -prosiguió Langdon-, uno coma seiscientos dieciocho, es un número muy importante para el arte. ¿Alguien sabría decirme por qué?
 Stettner seguía en su papel de gracioso.
 -¿Porque es muy bonito?
 Todos se rieron.
 -En realidad, Stettner, vuelve a tener razón. El Phi suele considerarse como el número más bello del universo.
 Las carcajadas cesaron al momento, y Stettner se incorporó, orgulloso.
 Mientras cargaba el proyector con las diapositivas, explicó que el número Phi se derivaba de la Secuencia de Fibonacci, una progresión famosa no sólo porque la suma de los números precedentes equivalía al siguiente, sino porque los cocientes de los números precedentes poseían la sorprendente propiedad de tender a 1,618, es decir, al número Phi.
 A pesar de los orígenes aparentemente místicos de Phi, prosiguió Langdon, el aspecto verdaderamente pasmoso de ese número era su papel básico en tanto que molde constructivo de la naturaleza. Las plantas, los animales e incluso los seres humanos poseían características dimensionales que se ajustaban con misteriosa exactitud a la razón de Phi a 1.
 -La ubicuidad de Phi en la naturaleza -añadió Langdon apagando las luces- trasciende sin duda la casualidad, por lo que los antiguos creían que ese número había sido predeterminado por el Creador del Universo. Los primeros científicos bautizaron el uno coma seiscientos dieciocho como «La Divina Proporción».
 -Un momento -dijo una alumna de la primera fila-. Yo estoy terminando biología y nunca he visto esa Divina Proporción en la naturaleza.
 -¿Ah no? -respondió Langdon con una sonrisa burlona-. ¿Has estudiado alguna vez la relación entre machos y hembras en un panal de abejas?
 -Sí, claro. Las hembras siempre son más.
 -Exacto. ¿Y sabías que si divides el número de hembras por el de los machos de cualquier panal del mundo, siempre obtendrás el mismo número?
 -¿Sí?
 -Sí. El Phi.
 La alumna ahogó una exclamación de asombro.
 -No es posible.
 -Sí es posible -contraatacó Langdon mientras proyectaba la diapositiva de un molusco espiral-. ¿Reconoces esto?
 -Es un nautilo -dijo la alumna de biología-. Un molusco cefalópodo que se inyecta gas en su caparazón compartimentado para equilibrar su flotación.
 -Correcto. ¿Y sabrías decirme cuál es la razón entre el diámetro de cada tramo de su espiral con el siguiente?
 La joven miró indecisa los arcos concéntricos de aquel caparazón.
 Langdon asintió.
 -El número Phi. La Divina Proporción. Uno coma seiscientos dieciocho.
 La alumna parecía maravillada.
 Langdon proyectó la siguiente diapositiva, el primer plano de un girasol lleno de semillas.
 -Las pipas de girasol crecen en espirales opuestos. ¿Alguien sabría decirme cuál es la razón entre el diámetro de cada rotación y el siguiente?
 -¿Phi? -dijeron todos al unísono.
 -Correcto. -Langdon empezó a pasar muy deprisa el resto de imágenes: pinas piñoneras, distribuciones de hojas en ramas, segmentaciones de insectos, ejemplos todos que se ajustaban con sorprendente fidelidad a la Divina Proporción.
 -Esto es insólito -exclamó un alumno.
 -Sí -dijo otro-. Pero ¿qué tiene que ver esto con el arte?
 -¡Aja!-intervino Langdon-. Me alegro de que alguien lo pregunte.
  Proyectó otra diapositiva, de un pergamino amarillento en el que aparecía el famoso desnudo masculino de Leonardo da Vinci -El hombre de Vitrubio-, llamado así en honor a Marcus Vitrubius, el brillante arquitecto romano que ensalzó la Divina Proporción en su obra De Arquitectura.
 -Nadie entendía mejor que Leonardo la estructura divina del cuerpo humano. Había llegado a exhumar cadáveres para medir las proporciones exactas de sus estructuras óseas. Fue el primero en demostrar que el cuerpo humano está formado literalmente de bloques constructivos cuya razón es siempre igual a Phi.
 Los alumnos le dedicaron una mirada escéptica.
 -¿No me creéis? -les retó Langdon-. Pues la próxima vez que os duchéis, llevaros un metro al baño.
 A un par de integrantes del equipo de fútbol se les escapó una risa nerviosa.
 -No sólo vosotros, cachas inseguros -cortó Langdon-, sino todos. Chicos y chicas. Intentadlo. Medid la distancia entre el suelo y la parte 79 más alta de la cabeza. Y divididla luego entre la distancia que hay entre el ombligo y el suelo. ¿No adivináis qué número os va a dar?
 -¡No será el Phi! -exclamó uno de los deportistas, incrédulo.
 -Pues sí, el Phi. Uno coma seiscientos dieciocho. ¿Queréis otro ejemplo? Medíos la distancia entre el hombro y las puntas de los dedos y divididla por la distancia entre el codo y la punta de los dedos. Otra vez Phi. ¿Otro más? La distancia entre la cadera y el suelo dividida por la distancia entre la rodilla y el suelo. Otra vez Phi. Las articulaciones de manos y de pies. Las divisiones vertebrales. Phi, Phi, Phi. Amigos y amigas, todos vosotros sois tributos andantes a la Divina Proporción.
[…]


Extraído del capítulo 20 de El Código Da Vinci, de Dan Brown
 
Más datos sobre PHI:
Introducción a "la Divina proporción"
Phi, el número de oro
La Arquitectura Arquetípica de la Vida
Phi - La Divina Proporción
Composición Divina
La razón áurea: El mundo como proporción. En formato Word (.DOC), también editable con OpenOffice, gratuito.
 




21/8/2005

Amar y perder

escrito por @ 10:44. Archivado en Historias para no dormir
  

Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido:
yo porque tú eras lo que yo más amaba
y tú porque yo era el que te amaba más.
Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:
porque yo podré amar a otras como te amaba a ti
pero a ti no te amarán como te amaba yo.

Ernesto Cardenal
 




26/7/2005

Un mensaje para recapacitar

escrito por @ 19:25. Archivado en Historias para no dormir
  

Esto lo leí en una revista llamada Psicología Práctica. Fue una lectora, que lo mandó por correo electrónico y que, supuestamente, recoge la oración de un niño.
El texto dice así:

“Señor, esta noche te pido algo especial: que me conviertas en televisor. Quiero ocupar su lugar, para poder vivir lo que el vive en mi casa.
Tener un lugar especial para mi y reunir a todos los miembros de la familia a mi alrededor.
Ser el centro de atención al que todos quieren escuchar, sin ser interrumpido ni cuestionado.
Que me tengan en cuenta cuando hablo y crean todo lo que digo.
Sentir un cuidado esmerado e inmediato cuando algo en mi no vaya bien.
Tener la compañía de mi papá cuando llega a casa aunque venga cansado del trabajo.
Que mi mamá me busque cuando esté sola y aburrida en lugar de ignorarme.
Que mis hermanos se peleen para estar conmigo y divertirlos a todos aunque a veces no les diga nada.
Vivir la sensación de que lo dejen todo por pasar algunos momentos a mi lado.
Señor, no te pido mucho. Todo esto es lo que recibe un simple televisor, pero yo no”.

MANUELA FERNÁNDEZ




4/7/2005

El niño y los clavos

escrito por @ 19:24. Archivado en Historias para no dormir
  

Había una vez un niño que tenía muy mal carácter. Un día su padre le dio una bolsa con clavos y le dijo que cada vez que perdiera la calma debía clavar un clavo en la cerca de atrás de la casa. El primer día el niño clavó 37 clavos en la cerca, pero poco a poco fue calmándose porque descubrió que era mucho más fácil controlar su carácter que clavar los clavos en la cerca.

Finalmente llegó el día en que el muchacho no perdió la calma para nada y se lo dijo a su padre. Entonces el padre sugirió al hijo que por cada día que controlara su carácter debía sacar un clavo de la cerca. Los días pasaron y el joven pudo finalmente decirle a su padre que ya había sacado todos los clavos de la cerca. El padre llevó de la mano a su hijo a la cerca de atrás y le dijo:

- Mira hijo, has hecho bien, pero fíjate en todos los agujeros que quedaron en la cerca. Ya la cerca nunca será la misma de antes. Cuando dices o haces cosas con coraje, dejas una cicatriz como este agujero en la cerca. Es como meterle un cuchillo a alguien, que, aunque lo vuelvas a sacar, la herida ya quedó hecha. No importa cuántas veces pidas perdón, la herida está allí; y una herida física es igual de grave que una herida verbal.

Los amigos y nuestros seres queridos son verdaderas joyas a quienes hay que valorar. Ellos te sonreirán y te animarán a mejorar. Te escucharán, compartirán una palabra de aliento y siempre tendrán su corazón abierto para recibirte. Demuéstrales siempre a estas personas cuánto los quieres.

Esta historia la tenía guardada desde hace tiempo, preparada para publicar pero, entre unas cosas y otras se iba retrasando. TheCurry me la devolvió a la mente al recomendarme una historia interesante en otra bitácora, sin saber que era la misma. La bitácora es muy interesante, con unas fotos magníficas, así que podéis echarle un vistazo. Lástima que hace tiempo que no se actualiza.
 




[gestionado con WordPress.]




Si das pasos demasiado largos no puedes caminar bien. (Lao-Tsé)

¿Quién soy?:

Cosas que nunca te dije:

La búsqueda:

Atrapado por su pasado:

Abril 2014
L M M J V S D
« May    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
 

Grupo salvaje:

La terminal:

IBSN:

Agradecimientos:

Licencia para matar:


Toda esta bitácora, salvo lo que pertenece a terceras personas (ver licencia correspondiente) o que se indique expresamente lo contrario, se halla
bajo una licencia
Creative Commons.

También he creado una licencia ColorIURIS, para que cualquiera pueda usar los contenidos del blog, aceptando esta licencia:

Los visitantes:



Website analyzer

Los otros:

Enlázame:

Pincha en la imagen para más información.


Los dibujos de Ibai


Tablón de anuncios:

Las amistades peligrosas:

Más citas:

El coleccionista de huesos:

Quo Vadis?:

Me gusta:

Noticias:

Abre los ojos:

En defensa propia:

116 peticiones. 0.318 segundos