Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/kepasa/public_html/wp-includes/cache.php on line 38
Perdonen que no me levante » La vida de Brian

Perdonen que no me levante

Diarreas mentales de un pendejo electrónico

22/5/2010

Bodegón

escrito por @ 13:51. Archivado en La vida de Brian
  

Mi hijo trajo hace unos pocos días el último óleo que ha terminado, así que le he sacado una foto:


De Dibujos de Ibai




18/4/2010

Un paso más

escrito por @ 8:29. Archivado en La vida de Brian
  

De Otras cosas

Tras casi 15 meses practicando Tai Chi, durante los cuales he lamentado no haberlo descubierto antes, pues pocas cosas he hecho que me satisfagan tanto, ya he dado un paso más y me he federado. Según me dijo mi maestro (él dice que no es maestro, pues realmente todavía no tiene el título como tal, pero como es quien me enseña a mí me gusta llamarle así), ya no soy un simple practicante de piscina (lugar donde practico), que ahora ya soy algo más, y que ahora él y yo somos compañeros de práctica, lo cual me ha llenado de orgullo en cierto modo, pues me ha hecho sentir por unos minutos como algo más al ponerme a su misma altura.
Bueno, poniendo los pies en la tierra, tampoco es que cambie mucho, solo es un poco de satisfacción personal y una cierta responsabilidad, pues ahora ya hay que tomarlo verdaderamente en serio y, dentro de poco, examinarse para obtener los cinturones de color correspondientes.




13/4/2010

D.E.P.

escrito por @ 23:43. Archivado en La vida de Brian
  

El matrimonio estaba en el salón de su casa, cada uno en un sofá, viendo cómo hacer un pastel de verduras en la sección de cocina de "La mañana de la 1" de TVE. Él estaba empezando a cerrar los ojos, dejándose vencer por un placentero sopor, mientras aguardaba el momento de comer, pues eran sobre las 13:30, disfrutando de la local fiesta de San Vicente Ferrer, que en su lugar de trabajo se celebra el 12 de abril.
De pronto, un fuerte golpe les sobresaltó a ambos. El sonido era muy reconocible, pues es el sonido de la barandilla de su pequeño balcón cuando se la golpea, aunque algo más fuerte de lo normal. Creyendo los dos que una maceta habría caído en su propio balcón salieron y no vieron nada fuera de lo común. Llevado por lo curioso del ruido el marido miró más allá de la barandilla, hacia el exterior, tres pisos más abajo, a la zona hormigonada entre el pequeño jardín y los garajes, y lo que vio le heló la sangre, pues comprendió en una fracción de segundo lo que había pasado. Su mujer se asomó un segundo después que él y fue presa de un pequeño ataque de histeria cuando vio lo sucedido: la vecina que vivía justo encima de ellos, en el cuarto piso, yacía en el suelo, con los ojos cerrados y una plácida expresión en la cara, como quien ha dejado de sufrir, lívida por momentos, con los brazos casi en cruz, una pierna extendida y la otra ligeramente doblada, con la bata abierta y la camiseta subida, mostrando un abultado abdomen que, aunque levemente, se movía todavía. No había sangre ni heridas externas, salvo una rozadura en la pantorrilla izquierda.
Alertado por las voces de su madre y la voz alta de su padre mientras hablaba con los del 112, el adolescente hijo de 17 años acudió a ver qué pasaba, viendo con sus propios ojos la escena. El marido tuvo que decirle a su mujer que entrara en casa, pues sabía que se iría poniendo más y más nerviosa, temiendo que la afectara más de lo debido y mientras detallaba la situación al 112 vio al vecino del primer piso cómo tiraba del brazo de la mujer caída mientras gritaba su nombre, y tuvo que gritarle a su vez que no la moviera, que aún respiraba.
La policía local acudió pasados unos minutos y, poco después, llegó la S.A.M.U. con las sirenas a todo volumen. Comprobaron que la mujer todavía respiraba y le insuflaron algo de aire con una mascarilla, tras lo cual le pusieron alguna clase de producto en los pálidos labios, de los que iban apareciendo pequeñas burbujas.
Entre los de la ambulancia y los policías, con sumo cuidado, subieron a la mujer a la camilla y la entraron en la ambulancia, donde estuvieron unos cuantos minutos, tras los cuales la ambulancia se fue, sin que el hombre que les había llamado se percatara, hasta bastante tiempo después, sin conectar la sirena, y sin responder a las preguntas de otro vecino sobre el estado de la mujer.
El hijo de este vecino, que había llamado al hijo de la mujer nada más saber del accidente, le volvió a llamar al cabo de 1 hora y este le dijo que su madre había muerto, que estaba reventada por dentro.

Inevitablemente, los vecinos elaboramos algunas teorías sobre lo sucedido, descartando enseguida la idea de un accidente, pues la mujer, que además vivía sola, hacía tiempo que iba desmejorando poco a poco y los que habían hablado con ella recientemente decían que algunas veces tenía un comportamiento algo extraño, por lo que se apostó por el suicidio.

Poco después del hecho, ese hombre que posiblemente fuera el primero en ver a la mujer y llamar al 112, subió a la azotea a recoger algo de ropa tendida, un piso por encima del cuarto y se asomó para ver el balcón de la mujer, pues si había estado limpiando los cristales o haciendo algo en el balcón habría quedado algún objeto. Pero lo único que vio fuera de lo común fue una maceta en el medio, fuera de su lugar, con la planta chafada como si la hubieran pisado. A falta de confirmación oficial, eso le hizo pensar que la mujer utilizó la maceta para ayudarse a saltar al vacío.
La mujer, en su caída, no se golpeó contra el balcón del tercer piso, sino contra el balcón del segundo, pues desde la azotea el hombre vio las plantas de este balcón chafadas contra la barandilla, parte de las cuales habían sido arrastradas en la caída. El golpe tuvo que ser tremendo, pues tras la caída en vertical y el golpe en el balcón del segundo piso, la mujer cayó a un par de metros de la vertical, por lo que tuvo que rebotar antes de impactar contra el suelo.

Y para quien se lo pregunte… Sí, ese hombre soy yo, la que casi se pone histérica es mi mujer y el adolescente es mi hijo. La suerte mía fue que mi hija, que hace 11 años este viernes y es muchísimo más impresionable que nosotros, se fue a pasar el largo fin de semana con una amiga y no tuvo que presenciar tan lamentable hecho.

Descansa en paz, María.




19/3/2010

La soja no es buena para la salud

escrito por @ 15:46. Archivado en La vida de Brian
  

Hace unos cuatro años decidimos en casa dejar de tomar leche y sustituirla por bebida de soja, motivados por las excelentes cualidades de la soja que leíamos en todas partes. No hace mucho vi un artículo en una revista que suelo consultar en temas de salud y que ha hecho que deje de tomar soja y que quisiera compartir con mis amigos y con todos los que caigan por aquí. En este artículo hacen referencia a un estudio más extenso del que conseguí encontrar su traducción del inglés:
 
Artículo en DSalud
Por qué debe evitarse la soja
 
Y si alguien se hace ciertas preguntas, aquí puede encontrar respuestas:
 
Cartas al director (URL original)




10/3/2010

Hatha

escrito por @ 10:04. Archivado en La vida de Brian
  

Aquí en Castellón estamos de fiestas. Y como en fiestas todas las cosas toman vacaciones o andan más tranquilas, la Piscina Provincial no podía ser ajena. Aquí es donde yo voy a hacer Tai Chi y esta semana, por eso de las fiestas, han variado un poco la programación de la actividades.
Hace tiempo me quitaron las clases de Tai Chi de los lunes y miércoles por la tarde (digo 'me quitaron' porque yo era prácticamente el único que iba a ellas) y como alternativa quería ir a las clases de Yoga que hacen esas mismas tardes, a probar a ver cómo era eso. Pues bien, con eso del cambio de programación, ayer juntaron varias clases seguidas y programaron Pranayama, luego Tai Chi y después Yoga. Y la verdad es que me ha gustado y mucho e incluso mi maestro de Tai Chi salió encantado.
Hay varios tipos de Yoga y parece ser que lo que hicimos ayer es el llamado 'Hatha yoga', aunque el nombre es lo de menos. De lo que más me gustó fue el Saludo al Sol. Llegué a tener tal relajación, aunque algunas posturas , llamadas 'asanas', resultan realmente incómodas, que incluso llegué a dormirme escuchando la voz del monitor (he de decir en mi favor que esta semana estoy trabajando de noche y había ido sin dormir, aunque la verdad es que creo que igual me hubiera dormido de haberme acostado).
Creo que volveré.




23/1/2010

Navidades 2009

escrito por @ 18:43. Archivado en La vida de Brian
  

Hace tiempo que no pongo nada, a excepción de la anterior entrada que no cuenta, pues fue copiar y pegar, por falta de tiempo. Tengo un texto casi preparado con la explicación, pero van pasando los días y todavía no lo he publicado.

Bueno, pues en estos últimos tiempos he estado en algunos sitios en los que he sacado bastantes fotos, fotos que me gustaría compartir, pero de momento me voy a conformar con las últimas, con las de estas navidades.
Como todas las navidades, hemos ido a Bilbao, a casa se mi suegra, a estar con la familia de mi mujer. Del mismo barrio en el que estamos, Uretamendi, saqué unas fotos a un ascensor que han puesto, que evita tener que subir unas cuestas muy pronunciadas y le ha dado media vida a la gente del barrio, sobre todo a los más mayores.
También eché unas fotos desde unas oficinas de la Alameda de Mazarredo, desde las que se aprecia el Guggenheim, la ya famosa Torre Iberdrola que están construyendo y unas vistas a la universidad de Deusto, a la izquierda, y a la Residencia Fundadora Siervas de Jesús de la Caridad, a la derecha.

Rakel, la sobrina mayor de mi mujer, y Mariano, su pareja, nos llevaron a Alsasua, a ver una cabaña construida en un árbol de un bosque cercano, y después nos llevaron al caserío Sarabe, donde compramos unos quesos, de los famosos 'Idiazabal'. De vuelta a Bilbao hicimos un alto en Bakaiku a tomar unos cafés para calentar el cuerpo.

Mis cuñados Antonio y Marisa me llevaron un día a dar de comer a las gallinas que tienen en su casa de Praves, aunque dimos un pequeño rodeo de 245 kilómetros, pasando primero por Crespo, en la provincia de Burgos, después por el espectacular pueblo de Orbaneja del Castillo, también en Burgos, un pueblo precioso que recomiendo ver a todo el que pueda acercarse, luego en San Martín de Elines, ya en Cantabria, y finalmente paramos un momento en el Puerto del Escudo a sacar unas fotos antes de ir a Praves, donde, ya tarde, comimos unos huevos recién cogidos con chorizo y patatas, que hacía siglos que no comía.

La última ruta fotográfica fue un paseo por el Arraiz, un monte cercano a Uretamendi, desde el que hay unas buenas vistas de Bilbao.

Todas las fotos, agrupadas por álbumes, están aquí:




27/5/2009

Fluidos corporales

escrito por @ 9:32. Archivado en La vida de Brian
  

El hombre venía desde la otra acera y, cuando se incorporó a la mía lo hizo tres o cuatro pasos por delante. Vestía de negro, todo de negro; pantalón negro, camisa negra embutida por dentro del pantalón, sujeto por un cinturón marrón, única nota de color sobre tanto negro. Las gafas de sol también eran negras, y la calva le llegaba hasta la cima de la cabeza.
De repente, detuvo sus pasos durante un breve segundo, tiempo que aprovechó para taparse un orificio de la nariz con un dedo mientras expulsaba el aire con fuera por el orificio nasal sin tapar. Algo cayó al suelo. No quise mirar lo que era. No sacó un pañuelo y, desde mi perspectiva, solo le vi mover un poco las manos por la cara. No es difícil imaginar qué hacía con ellas.
Echo a andar de nuevo y, de repente, detuvo de nuevo sus pasos durante un segundo. Yo aminoré la marcha, temeroso de alcanzarle y temiendo lo que se avecinaba. Tapó con un dedo el otro orificio de la nariz mientras expulsaba el aire con fuera por el orificio libre. Ya no quise mirar y no sé si algo cayó esta vez al suelo, aunque por el sonido de la expulsión me temo que sí. Volvió a repetir el movimiento de manos y tampoco sacó ningún pañuelo.
Seguimos andando. Llegamos al semáforo y cruzamos la calle hasta llegar al ambulatorio de mi barrio. Nada más aproximarnos al ambulatorio llegamos a la altura de un hombre que había parado cerca de la puerta, justo en el momento en que ese segundo hombre… llevaba un dedo a uno de sus orificios nasales y expulsaba fuertemente el aire por el otro orificio, tras lo cual, este sí, se limpió con un pañuelo.

¿Una nueva epidemia arrasa la ciudad?




28/2/2009

Coche amarillo

escrito por @ 8:33. Archivado en La vida de Brian
  

Cuando yo era pequeño la escasez de recursos hacía que hubiera que agudizar el ingenio para poder jugar. Hacíamos arcos y flechas con los arbustos salvajes que crecían en los descampados cercanos a casa, jugábamos con los tacones de los zapatos y cajas de cerillas recortadas a modo de cromos, hacíamos rifles con maderas, gomas elásticas y pinzas, y tantas otras cosas de manufactura casera. Jugábamos al escondite, al pañuelito, al "churro, mediamanga, mangotero", al boli, al bote, a la taba (al estilo de Huesca que aparece en el enlace), a tantas cosas… Hoy en día los niños se aburren todo el día. Necesitan sus PSP, sus Nintendo DS, sus PlayStation, su Messenger, Tuenti o Metroflog. Lo único que permanece inalterable es el balón, ese objeto redondo que sirve para darle patadas, que permanece inalterable al paso de los años y se sigue jugando igual que entonces.
 
Pero los niños de hoy tienen un juego que nosotros no teníamos. No tiene nombre, que yo sepa, pero tiene unas reglas muy sencillas: vas por la calle mirando los coches, buscando los Minis (casi siempre del modelo nuevo, pues casi no quedan originales), los Volkswagen escarabajo (también hay más del modelo nuevo que del original) y los coches en general de color amarillo, y, cuando ves uno, le sacudes un guantazo a la persona que juega contigo. Normalmente juegan entre niños, pero algunos de estos tratan de jugar con sus padres. Las madres son más reacias al juego pero los padres entran más al trapo. Yo soy uno de ellos, así que mi hija de casi 10 años y yo vamos por la calle de camino o de regreso del cole buscando el coche, moto o autobús que nos permita sacudirle un pescozón al otro. Así que si un día os enteráis de que me han encerrado en la cárcel no os asombréis, pues seguro que alguien se ha pensado que estaba maltratando a mi hija, menor de edad, y me ha denunciado a la policía.
 
Juegos de antes:
Canciones y juegos tradicionales
Juegos de Exterior
Juegos populares infantiles




7/2/2009

Tai Chi Chuan

escrito por @ 21:16. Archivado en La vida de Brian
  

El jueves de la semana pasada tomé mi primera, y espero que no sea la última, clase de Tai Chi y la verdad es que me gustó. Hace mucho tiempo que me interesaba, que me picaba el gusanillo por conocer un poco más esta disciplina milenaria china y uno de los últimos libros que me he leído han aumentado las ganas. Es una actividad que va incluida en el abono de la piscina que pago todos los meses, así que solo he de buscarle tiempo.
 
No fue mucha cosa lo que hicimos, unos 20 minutos de meditación y cuatro ejercicios bastante sencillos, pero que hicieron que fuera consciente de algunas partes del cuerpo a las que nunca les prestas atención. En fin, que estuvo bastante bien.
 
Tai Chi Chuan, Salud y Longevidad
Tai Chi Chuan Tao




22/10/2008

Radio en directo

escrito por @ 22:31. Archivado en La vida de Brian
  

Me voy a dormir, que mañana me espera un buen madrugón y una maratoniana sesión de butaca:
 




[gestionado con WordPress.]




La libertad es el derecho de hacer lo que no perjudique a los demás. (Jean B. H. Lacordaire)

¿Quién soy?:

Cosas que nunca te dije:

La búsqueda:

Atrapado por su pasado:

Abril 2014
L M M J V S D
« May    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
 

Grupo salvaje:

La terminal:

IBSN:

Agradecimientos:

Licencia para matar:


Toda esta bitácora, salvo lo que pertenece a terceras personas (ver licencia correspondiente) o que se indique expresamente lo contrario, se halla
bajo una licencia
Creative Commons.

También he creado una licencia ColorIURIS, para que cualquiera pueda usar los contenidos del blog, aceptando esta licencia:

Los visitantes:



Website analyzer

Los otros:

Enlázame:

Pincha en la imagen para más información.


Los dibujos de Ibai


Tablón de anuncios:

Las amistades peligrosas:

Más citas:

El coleccionista de huesos:

Quo Vadis?:

Me gusta:

Noticias:

Abre los ojos:

En defensa propia:

116 peticiones. 2.048 segundos